Swipe to the left

¿Cómo crece mi bebé?

¿Cómo crece mi bebé?
Por Petit Oh! 9 months ago 35 Vistas No hay comentarios

Cuántas veces escuchamos que los bebés crecen muy rápido, pero sobretodo porque vemos que se desarrollan día a día y aprenden cosas nuevas. Por pequeño que sea el avance nos parece un mundo. Cuando un bebé nace recibe un gran abrazo que le da la bienvenida a un lugar distinto, el corazón de la mamá no lo tiene tan cerca y su entorno es diferente. Por eso durante el primer mes el niño debe sentir protección con el latido de la madre.

Durante el primer mes de vida el bebé avanza muy rápido para adaptarse. Poco a poco va dominando el llanto, los bostezos, el estornudo… Los cinco sentidos están preparados para recibir estímulos y procesar información básica. El bebé no ve con nitidez, pero ve sombras a medio metro. Fija la mirada porque le gustan los juguetes con sonidos y luces. Duerme casi todo el día y le encanta que lo cojan en brazos y lo acunen. El olor de la madre es muy importante porque le ayudará a reconocerla.

¡Manos arriba!

A los 3 meses los bebés empiezan a sujetar las cosas, piden a la mamá que los cojan, usan más sus manitas. Intentan tirar del pelo de sus papás, morderles y pellizcarles. Empiezan a meterse objetos a la boca porque es su manera de descubrir el mundo que le rodea. Les encanta la música y escuchar sonidos. Por eso, le encantan los sonajeros y juguetes que tengan luces y sonidos. Dentro de la gran variedad de mordedores que se pueden encontrar en el mercado, la jirafa Sophie es un buen mordedor porque estimula los cinco sentidos con su color, textura, forma, etc. También les encanta la hora del baño, jugar con el agua y ver como se mueve. Todo lo que sean nuevos estímulos para ellos será una fiesta.

Reír, reír y reír

A los 4 meses, los bebés empiezan a sociabilizar y ríen a carcajadas. No quieren estar solos y lloran si la mamá se aleja. Empiezan a desarrollar la visión en color, reconocen los objetos y los busca. El bebé duerme de 8 a 10 horas seguidas durante la noche y, durante el día, realiza 3 o 4 siestas. A partir de este segundo trimestre de vida, el peso y el crecimiento en general se van ralentizando.

Un nuevo idioma

A los 6 meses les salen los primeros dientes de leche y poco a poco se van introduciendo alimentos nuevos a su dieta. Empiezan a comer papillas y son capaces de mantenerse sentados con apoyo. Lo más gracioso es que se dan cuenta que pueden hacer ruidos con los que comunicarse con los demás y empiezan a balbucear. Es una señal que pronto intentarán decir mamá o papá, pero a su manera.

Empezó la aventura. Os dejamos a vosotros que nos contéis los pasitos de vuestros peques. ¡A disfrutar!