Swipe to the left

¿Qué hacer con la ropa cuando le va pequeña al bebé?

¿Qué hacer con la ropa cuando le va pequeña al bebé?
Por Petit Oh! hace 29 días 1419 Vistas No hay comentarios

A veces no sabemos qué hacer con la ropa cuando ya no le viene al bebé. Los bebés crecen muy rápido y la ropa no les dura varias temporadas como a los adultos. Así es fácil que vayamos acumulando ropita en poco tiempo.

Muchas veces vienen clientas a nuestras tiendas que nos dicen que la ropa se mantiene impecable lavado tras lavado y pasa entre hermanos igual de suave. Una de las cualidades del algodón Pima es la calidad de sus fibras y la durabilidad. Pues una de las ventajas de nuestra ropa es que se conserva muy bien y la pueden usar much*s bebés. Creemos que no hay mejor manera de que las familias conozcan nuestros productos de algodón Pima que a través de la experiencia y de las recomendaciones de confianza. Los bebés necesitan muchas mudas y nunca son suficientes. Siempre hace ilusión que estrenen sus primeras puestas, pero reutilizar la ropa de amigos o familiares es una forma de no gastar tanto, es un gesto a favor de la sostenibilidad del planeta.

También es un buen momento para donar la ropa que no necesitamos y las organizaciones nos agradecerán esa ayuda. Son muchas las familias que están pasando por momentos complicados y en Petit Oh! llevamos tiempo colaborando con el Hospital Sant Joan de Déu en un proyecto de Sierra Leona y con Cáritas. En cada ciudad hay puntos de recogida de ropa muy bien organizados para que podamos llevar todo lo que está en buenas condiciones y con voluntarios comprometidos con cada una de las iniciativas.

También puedes depositar la ropa en los contenedores para ropa, por ejemplo en Barcelona encontraréis los contenedores naranjas Roba Amiga. Toda la ropa que se recoge en estos contenedores va directo a entidades sociales que promueven la inserción laboral.

Estas son algunas de las propuestas para reciclar la ropa. Estaremos encantados de leer vuestras propuestas e iniciativas. Gracias por confiar en Petit Oh!