Swipe to the left

Masaje infantil: Una tradición milenaria para establecer vínculo con tu bebé

Masaje infantil: Una tradición milenaria para establecer vínculo con tu bebé
Por Petit Oh! 1 years ago 1772 Vistas No hay comentarios

Seguro que cuando leéis “masaje infantil” os viene a la mente vosotras, mamis, haciendo unas caricias a vuestros bebés; justo después de despertarse o antes de ir a dormir. Yo también lo creía así.

Lo cierto es que detrás del masaje infantil, se esconden millones de beneficios para nuestros bebés; pero sin duda el más importante es el vínculo que se crea entre el bebé y la persona que le hace el masaje. Por eso es muy importante antes de empezar a hacer el masaje (y mientras se está llevando a cabo) que miremos a nuestro bebé y observemos si está preparado, si no tiene sueño, ni tiene hambre, si está receptivo… El masaje no tiene la función de “tenemos que hacerlo, lo hacemos, ya está hecho” no. El masaje tiene sentido cuando las dos personas están centradas en aquello que está sucediendo, están receptivas y conectadas.

Conectadas. Esa es la palabra clave. Durante el masaje, vuestros ojos se encuentran y no se dejan ir. Vuestro bebé os acepta, os da permiso para que lo toquéis, se deja completamente en vuestras manos, os confía. Y vosotros, con vuestra mirada tranquila, serena, amorosa, le ofrecéis un masaje lleno de calma, ternura y descanso.

Las diferentes técnicas, pautas y ejercicios en el masaje los podréis encontrar en numerosas páginas web, pero yo sin duda, os recomiendo el libro de “SHANTALA”. El libro recoge la experiencia de Leboyer Frederick en su viaje a la India, Allí, le llamo la atención como las madres hacían los masajes a sus bebés y niños, se interesó por su función y utilidad y recogió en fotografías esta tradición entre madres e hijos.

Os recomiendo, cuando queráis iniciaros en los masajes con vuestros hijos, establecer como un pequeño ritual. Tal y como os he dicho, no podemos hacerlo todos los días, ya que no todos los días nuestros bebés (o nosotros) estaremos receptivos o con ganas de hacerlo/recibirlo. Pero seguro que con el tiempo observáis que hay un momento en el día en que este masaje tiene cabida y es bien recibido por todos (después el baño, en la hora de la siesta, antes de ir a dormir…)

Así, podéis crear vuestro pequeño ritual, siempre en el mismo sitio, con luz tenue, quizás con una melodía de fondo…

El material con el que realicéis el masaje también es importante. Yo os aconsejo un aceite de caléndula en los meses más fríos y una crema fresquita para los meses más calurosos. Siempre intentando que sean productos 100% naturales y que no tengan un olor demasiado fuerte que pueda molestar o incomodar a nuestro bebé.

Como el masaje tiene que llevarse a cabo con el bebé desnudo es necesario que os aseguréis que la temperatura es adecuada y que no pasa frio. La mejor postura, para mi, es el bebé tumbado entre nuestras piernas, de este modo tendremos acceso a todas las partes de su cuerpo. Y, para estar nosotros más cómodos podemos ponernos algunos cojines de respaldo.

Si vuestros bebés son muy pequeños, el masaje no puede alargarse mucho, veréis que a los 15-20 minutos empieza a quejarse, es normal. Para él, el masaje es un momento de miles y miles de estímulos, de poner en acción todos sus sentidos, de crear conexiones neuronales tan fuertes que no pueden soportar alargarlo mucho tiempo. No os preocupéis, es bueno. Poco a poco, irá soportando tiempos más prolongados, irá saboreando cada momento del masaje…

También os recomiendo asistir a alguna actividad/taller de masaje infantil en familia. Así también los papis pueden formar parte e involucrase de una manera más profunda, ya que en el día a día a veces se hace imposible.

Y sobre todo lo que más os recomiendo es disfrutar. A veces cuesta encontrar un momento en el caos del día, y más si hay más de un bebé, pero vale la pena esforzarse por encontrar algunos minutos que nos ayuden a relajarnos, saborear las pequeñas cosas, tener consciencia de lo realmente importante y dejarnos llevar por nuestros sentidos más primarios.

Esther Martínez.- Maestra de educación infantil y primaria. Madre de la pequeña Valentina.

Si quereis seguirme:

Instagram: @estoreta

Blog: http://estoretaquotidien.blogspot.com.es