Swipe to the left

Los cuidados de la piel del recién nacido

Los cuidados de la piel del recién nacido
Por Pediatra y mamá María Alba Jiménez hace 17 días 155 Vistas No hay comentarios

Hay una serie de cuidados básicos que todos debemos conocer para favorecer una piel saludable en el bebé.


· El baño:

El baño puede hacerse desde el nacimiento, deben ser baños cortos, con agua templada (36-37ºC) y con una pequeña cantidad de jabón neutro o discretamente ácido. No se deben usar jabones perfumados ni en grandes cantidades, pues favorecerían la sequedad cutánea.

El baño no solo es para limpiar la piel del bebé, podemos aprovechar este momento tan especial para acariciarle y cantarle y así favorecer el vínculo y su interacción con el exterior. Además, tras el baño el bebé se relaja lo que facilita un descanso nocturno de mejor calidad.

· El entorno del bebé:

Debemos procurar que el ambiente que rodea al bebé siempre sea válido y húmedo, evitando altas temperaturas que provocan lesiones en la piel como la sudamina o dermatitis.

Algo a tener siempre en cuenta es que nunca debemos exponer nuestro bebé al sol. Su delicada piel se puede quemar con unos pocos minutos de exposición directa con la consecuente aparición de lesiones que pueden tener consecuencias graves incluso a largo plazo.

· Hidratación:

No hay que preocuparse si vemos que la piel de nuestro recién nacido es seca y se agrieta un poco en los pliegues. Es completamente normal porque dentro del útero se encontraba en un ambiente húmedo por el líquido amniótico y al salir al exterior le ocurre todo lo contrario: se encuentra en un ambiente seco. A los pocos días veremos como luce la piel tan bonita y característica de los bebés. Por lo tanto, no es necesario usar cremas hidratantes en los primeros días, aunque si la sequedad es llamativa pueden usarse sin problema. En las siguientes semanas se recomienda usar cremas hidratantes específicas para su edad (sin perfumes ni parabenos) tras el baño, al menos una vez al día.

· La ropa del bebé:

Puede que nos parezca que algo tan rutinario como vestir a nuestros bebés no tenga mucha importancia, sin embargo es un punto crucial para mantener su piel sana y cuidada.

Una preocupación frecuente de las mamás y papás es elegir adecuadamente las capas de ropa que ponemos a nuestro bebé: nos preocupa que pase frío o calor. Y este es un punto importante puesto que la regulación de la temperatura del bebé es algo inmadura y hay que evitar cambios bruscos en su temperatura cutánea. Se suele decir que con ponerles una capa más de la que usamos nosotros es suficiente. En el recién nacido es importante el uso de gorrito y abrigar sus piececitos. Podemos saber si el bebé está confortable tocando su piel frecuentemente, si está caliente y sudada, quitaremos una capa de ropa.

Por otro lado, un factor también importante y puede que menos conocido que el número de prendas a usar es la elección de los materiales de la ropa del bebé. Si elegimos prendas fabricadas con los materiales inadecuados podemos provocar lesiones en la piel lo que provoca que el bebé se encuentre molesto e irritable.

Se aconseja que las prendas de ropa sean de algodón natural que mantiene la temperatura corporal del bebé y no utiliza productos químicos en su elaboración. El algodón Pima es un tipo de algodón especial que solo se produce en dos partes del mundo. No solo es más suave que el resto de algodones si no que su calidad es superior al ser hipoalergénico, más resistente a los lavados y más delicado con la piel de los pequeños.

Se recomienda que las prendas que usemos en los más pequeños sean holgadas, así evitaremos que la piel se irrite y el bebé esté molesto. También es importante que no estén fabricadas con lana ya que es un material que en contacto directo con su piel es bastante irritante.

La ropa nueva puede contener sustancias químicas que irriten la piel por lo que se aconseja que antes de estrenar una prenda se lave antes con detergente suave y sin usar suavizantes. También quitaremos todas las etiquetas que pueda tener la prenda para evitar roces.

Por lo tanto, si queremos que la piel de nuestro bebé luzca saludable y bonita es tan fácil como seguir estas sencillas recomendaciones y darle mucho amor y cariño. ¡De esta forma su piel será completamente comestible!