Swipe to the left

¿Estás embarazada? ¡Ésto es lo que debes saber! (Parte I)

¿Estás embarazada? ¡Ésto es lo que debes saber! (Parte I)
Por Think' Eat 2 months ago 822 Vistas No hay comentarios

La alimentación de la madre durante el embarazo tiene una relación directa en la salud y el bienestar del bebé, tanto dentro del vientre como después del nacimiento. Una mala alimentación aumenta las probabilidades de un parto prematuro y de que el bebé nazca con un bajo peso.


LO PRIMORDIAL QUE DEBES SABER ES:

  • La alimentación de la embarazada debe ser básicamente SALUDABLE como debería ser la de cualquier otra persona. El objetivo principal será reducir el consumo de alimentos ultra procesados, carnes rojas y derivados, azúcares libres, grasas saturadas y sal, y aumentar la ingesta de frutas, verduras, frutos secos, legumbres, cereales integrales y grasas saludables. Esto, que puede parecer muy simple, prácticamente no lo cumple nadie y es el punto más importante.

  • Un AUMENTO DE PESO excesivo es un riesgo para la salud del feto y de la mujer. El incremento de peso durante el embarazo debe ser el adecuado en función del peso preconcepcional, es decir, el que tenía la madre antes de quedarse embarazada. Un excesivo aumento de peso aumenta las probabilidades de diabetes gestacional e hipertensión, por ejemplo. De este modo, una persona con obesidad podría requerir un aumento de peso de tan solo 5 kg mientras que alguien en bajo peso podría aumentar hasta 18 kg. En el caso de embarazos gemelares el aumento de peso podría ser aún mayor. Además, hay que tener en cuenta que durante el primer trimestre el aumento de peso debe ser mínimo, entre 0,5-2 kg.

  • No, NO DEBES COMER POR DOS. Es importante conocer que, contrariamente al dicho popular “ahora tienes que comer por dos”, las necesidades calóricas de la embarazada NO AUMENTAN significativamente. A partir del sexto mes de embarazo, puedes necesitar unas 200 Kcal más, sin embargo, la mayoría de embarazadas ya lo hacen involuntariamente, o bien comiendo más cantidad o bien reduciendo el gasto energético.

  • No intentes comer más, intenta comer mejorComo ya hemos dicho, la embarazada no debe comer mucho más, lo importante es que escoja alimentos saludables y de calidad. En cuanto a las proteínas, dado que en general ya hay un consumo excesivo, las necesidades extras del embarazo (que son mínimas) ya están cubiertas por lo que:

En cuanto a las grasas y durante los primeros meses de embarazo, el cuerpo se adapta para favorecer un aumento de depósitos de grasa para anticipar las necesidades de ácidos grasos esenciales que serán claves para el desarrollo del feto durante el segundo trimestre de gestación. Estas grasas, especialmente los omega 3, son esenciales para la creación de membranas celulares y de estructuras cerebrales (neuronas y mielina) y para el correcto funcionamiento de la retina del bebé.

Y si te preocupa tener algún déficit vitamínico-mineral, debes saber que, en el cuerpo de la embarazada, el organismo se adapta al nuevo estado aumentando la efectividad en la absorción de vitaminas y minerales de manera que, por ejemplo, la absorción del calcio o del hierro aumenta en un 60%.

Eso sí, para evitar posibles deficiencias, especialmente de ácido fólico (B9) es indispensable suplementarse.

Si quieres recibir asesoramiento personalizado y más consejos, los especialistas de Think' Eat podrán ayudarte.


Posteado en: Embarazo