Swipe to the left

¿Cómo cuidar a mi bebé que nace en verano?

¿Cómo cuidar a mi bebé que nace en verano?
Por Petit Oh! 1 month ago 421 Vistas No hay comentarios

Como padres primerizos (o no tan primerizos) es difícil llegar a pensar en TODO lo que implica la llegada de un nuevo integrante a la familia en los meses de verano. En este post hemos recopilado 5 simples y quizá, obvias preguntas, con indispensables respuestas para futuras mamis y papis que empezarán su vida de padres esta temporada de sol y mucho calor.

Sabemos que en cada casa las respuestas serán distintas. Esta es una primera guía para que una vez informados hagáis como mejor os convenga.

1. ¿Los bebés que nacen en verano deben llevar manga larga o manga corta para la canastilla?

Se recomienda que los bebés que nacen durante los meses de verano lleven manga larga el primer o los primeros días. Para los conjuntos de canastilla de verano no hay nada mejor que el algodón Pima. Suave y transpirable, permite cubrir la delicada piel de los recién nacidos sin que pasen calor.

Para los siguientes días y una vez fuera del hospital, los bebés que nacen en verano pueden utilizar manga corta y llevar las piernas descubiertas. Para decidir el atuendo se deben tener siempre en cuenta la temperatura del lugar donde estamos, el aire acondicionado, el viento, etc. Una mantita de algodón, una chaquetita o una muselina, pueden ser siempre la solución ante cualquier duda o cambio de temperatura.

Una vez más os decimos que aunque hemos respondido millones de veces esta pregunta, no hay verdad absoluta.



2. ¿En qué momento debo empezar a poner crema solar a mi bebé?

Los dermatólogos y pediatras recomiendan no exponer a los bebés menores de un año directamente al sol. Además, se deben evitar exposiciones indirectas ya que también son perjudiciales para los más pequeños.

A continuación, te presentamos algunas recomendaciones para evitar el sol en la piel de tu bebé. Cubrir su piel, buscar sombras en todo momento, evitar las horas en las que el sol incide de manera vertical, utilizar gafas de sol homologadas, gorra con protección UV entre otros.

Existen cremas protectoras minerales para bebés a partir de 0 meses para casos de exposición indirecta. También están las cremas solares pediátricas que son recomendables en bebés mayores de 6 meses. Consúltalo con tu pediatra para saber qué opción es la más adecuada para tu bebé.

Con todo esto no queremos decir que el bebé no salga de casa en verano, simplemente que se debe ir con cuidado, estar bien informado y evitar las exposiciones prolongadas y/o directas al sol.

3. ¿Deben los bebés llevar gafas de sol?

Los bebés deben llevar gafas de sol. En verano, pasamos más tiempo al aire libre y los ojos se exponen a los rayos ultravioleta más intensos. Además, es necesario prevenir los daños UV del sol ya que al igual que en la piel, son acumulativos.

Las gafas a elegir deben ser cómodas, adecuadas para la edad del bebé y no interrumpir con su actividad normal. Nuestras favoritas son las Izipizi. Divertidas, resistentes y con todos los requisitos homologados para proteger y cuidar los ojitos de los más pequeños. Las tenemos de muchos colores en nuestra web para combinar con cualquier atuendo de verano.

4. ¿Para qué sirven las muselinas en verano?

Las muselinas son mantitas muy finas hechas en fibras naturales, como el algodón o el bambú y son el producto con más funciones del mundo infantil.

Se utilizan para arropar al bebé, para cubrirlo del sol, para tapar la luz si el bebé duerme en el carrito, para una siesta bajo la sombra de un árbol, como base para acostar al bebé y evitar que transpire sobre otros materiales sintéticos. Para taparlos del aire acondicionado, como cambiador, como capa absorbente si utilizamos la mochila de porteo y muchos usos más.

5. ¿Cómo sacar provecho al aire acondicionado y evitar que sea perjudicial para los más pequeños?

El aire acondicionado, si se usa de manera adecuada, no tiene porqué ser perjudicial para los bebés. La idea es mantener siempre la temperatura interior y la exterior a una diferencia no mayor de 10ºc. Se recomienda una temperatura entre 21 y 24 grados durante el día (dependiendo de la temperatura exterior) y se debe evitar siempre que el aire se dirija directamente al bebé. Para las noches, puedes enfriar la habitación antes de la hora de dormir y luego apagar el aire durante la noche. Para evitar que el aire reseque las mucosas, puedes colocar un humidificador de aire frío. Por último, recuerda ventilar todos los ambientes a diario y hacer el mantenimiento de aires cada temporada, limpiando sus filtros y poniéndolos a punto.

Si tenéis otras preguntas o algo más que añadir, os animamos a dejar un comentario y compartir vuestra experiencia con los demás lectores de nuestro blog.

Aquí os compartimos un post de SER PADRES que os da más consejos.