Swipe to the left

Cuando se pasa de ser dos a ser tres

Cuando se pasa de ser dos a ser tres
By Petit Oh! 9 months ago 2548 Views No comments

El poco tiempo para uno/a mismo/a, sumado al cansancio, la falta de energía, la elevada exigencia y la falta de sueño hace que algunos aspectos de la vida se dejen de lado, a menudo olvidando que rol de pareja también requiere unos cuidados.

Es importante integrar el mensaje de que la pareja es un equipo y que, en este momento, estáis aprendiendo a ser padre o madre. La paternidad y la maternidad no están exentas de dificultades, por lo que es importante comprender que se trata de una situación novedosa, que irá variando y se irá transformando a lo largo de toda la crianza. La empatía, la comprensión y la ayuda mutua son indispensables.

La toma de consciencia de todo esto es necesaria y es por ello que debemos dedicar tiempo de calidad al otro para cuidar de la relación.

¿Qué nos puede ayudar?

- Grandes dosis de comunicación: Hablar abiertamente con la pareja de las necesidades, los deseos, los miedos y las ilusiones de cada uno.

Para una buena comunicación es conveniente:

· Encontrar el momento

· Disponer de tiempo

. Resaltar lo positivo

· Evitar entrar en la queja y en las acusaciones

· Escuchar al otro

· Hablar asertivamente desde el yo: “Me gustaría…”, “Desearía…”, “Necesito…”, “Me siento…”, etc.

· Ser explícito/a y claro/a

Además, es fundamental plantear las dificultades y necesidades una por una, ofrecer opciones y alternativas e intentar negociar y llegar a un acuerdo si fuera el caso.

- Tener citas: Es importante pactar días para estar juntos y poder compartir momentos a solas, cómo cuando empezabais a salir juntos. Si podéis, reservaros una tarde, una noche o un día cada quince días, para quedar y tener una cita. Se trata de empezar despacito e irlo haciendo de manera gradual. Podéis planificar cosas distintas cómo salir a bailar, a pasear, a la montaña, al cine, a un concierto, al teatro, disfrutar de una cena íntima, o realizar algún curso o actividad que os apasione. Sobre todo, no olvidarse de pasarlo bien, reír y disfrutar juntos.

- Buscar tiempo y espacio para la intimidad: ¿Recuerdas esos momentos a solas que compartías con tu pareja y que te hacían sentir más cerca que nunca del otro? Podéis aprovechar esos ratitos en los que acabáis de acostar al bebé y está dormido para acurrucaros el uno junto al otro y regalaros unos besos, unas caricias, o quizá un intenso masaje...

- Introducir pequeños detalles en el día a día: Con el ajetreo diario, a veces pasamos el uno al lado del otro sin tener ningún gesto o detalle. Podemos empezar con un beso al llegar a casa, preguntar al otro cómo ha ido el día, expresarle sentimientos de cariño y ternura, darle un abrazo, la mano, mirarle a los ojos, sorprenderle con su cena favorita, prepararle un baño relajante, dejar un post-it escribiendo algo bonito sobre el otro…

Aunque parezca un tanto difícil al principio, cuando se pasa de ser dos a ser tres, no hay que descuidar a la pareja e ir encontrando tiempo y espacio para cuidarse y mimarse.

Es importante darse permiso para poder hacer cosas los dos solos y generar buenos momentos juntos. De esta forma, podremos reforzar la comunicación, la confianza, la intimidad y reconectar con la pareja.

Mar Puigmarti

Psicóloga especializada en terapia sexual y de pareja

E-mail: mar.puigmarti@copc.cat

Linkedin · Facebook