Swipe to the left

Mi bebé duerme y yo….¿qué hago?

Mi bebé duerme y yo….¿qué hago?
By Petit Oh! 11 months ago 1547 Views No comments

El sueño de cada bebé es un mundo. Hay bebés que duermen toda la noche, algunos que duermen todo el día, aquellos bebés que no duermen más de una hora seguida y algunos que dan la sensación ¡¡de no dormir nunca!!.

Lo que está claro y coincide en todos los casos, es que tan importante como el descanso de nuestros bebés, es nuestro propio descanso.

Aunque el cuerpo se adapta y nos sorprende con unas capacidades que much@s no habíamos experimentado ni en nuestros mejores años de adolescencia, es imprescindible un buen descanso y una recarga de energía para poder disfrutar y gozar de tiempo de calidad con nuestros bebés.

A continuación, compartimos con vosotr@s algunos consejos para animaros a acompañar a vuestros bebés en sus horas de siesta, descansar o simplemente relajar la mente y el cuerpo.

1.La casa puede esperar.

Con un bebé recién nacido, miles de tareas del hogar pendientes y una montaña de ropa por lavar, solemos pensar que la casa se nos hunde.

Pues no, las tareas de casa, las lavadoras y la cocina, pueden esperar. Además, siempre hay alguien más que puede llevar estas tareas a cabo con nosotr@s :).

Aprovecha que tu bebé duerme para dormir. Por poco tiempo que duermas, te prometemos que valdrá la pena.

2. Si no puedes dormir, relájate.

Aunque muchas veces no llegamos a conciliar el sueño, relajarnos y desconectar nuestra cabeza por unas horas (o minutos, según el caso) es fundamental. En Youtube podemos encontrar infinidad de mantras y canciones relajantes, sonidos del mar y muchos otros que acompañarán a nuestra mente a un lugar soñado, una isla paradisiaca o una casa en medio del bosque.

3. Respira.

Hay diferentes técnicas de relajación que se basan en la respiración como herramienta principal. Respira profundo, suavemente y siente cada parte de tu cuerpo, de la cabeza a los pies y de los pies a la cabeza.

4. Si no puedes relajar tu mente, relaja tu cuerpo.

Una ducha caliente ayuda a que nuestros músculos pierdan tensión y nuestra temperatura corporal suba, consiguiendo así que nuestro cuerpo se relaje.

Si no te da tiempo de tomar una ducha, otro truco para relajar el cuerpo es hacer estiramientos

5. Bebe una infusión o lee un libro.

Una manzanilla puede conseguir bajar nuestras revoluciones. Acompañad@ de un buen libro, es capaz de trasladarnos a otro escenario y a pesar de no dormir, poder desconectar.

6. Deja a un lado el móvil, Instagram y toda la tecnología.

Aunque sabemos que es difícil ponernos en “modo avión”, muchas veces la mayor causa de insomnio y lo que nos impide hacer las siestas más deliciosas es el móvil.

Déjalo a un lado, te aseguramos que unas horas más tarde todos los stories y novedades seguirán estando ahí.

Si ninguna de estas técnicas consigue relajarte, puedes hacer un último intento mirando dormir a tu bebé. No hay nada más relajante, tierno y que nos llene de amor que ver a nuestros pequeñines tranquilos, relajados y disfrutando de un sueño profundo.

¡Buena siesta a todas!